¿Qué pasa tras la declaración ante el juzgado?

La fase de investigación o instrucción

Tras las declaraciones de todos los implicados en el asunto, se podrán practicar otras pruebas que el Juzgado considere oportunas y necesarias para esclarecer los hechos y concluir la fase de investigación o instrucción.

A modo de ejemplo, se podrán oír a los testigos que puedan aportar claridad al asunto, solicitar informes médicos para valorar lesiones o informes de peritos para valorar daños, etc.

La acusación

Una vez finalizada la investigación, si el Juez considera que existen indicios de haberse cometido algún delito por parte de personas concretas e identificadas, pedirá al Fiscal y a los Abogados de la acusación, que presenten un escrito acusando a los investigados y solicitando que se les condene a determinadas penas, o bien presenten un escrito solicitando que no se les acuse ni se les imponga pena alguna.

Si el Fiscal o alguno de los Abogados presentan acusación, y solicitan penas para los investigados, el asunto acabará en un Juicio. Si por el contrario ninguno de ellos acusa, el asunto acabará sin juicio y sin pena.

La defensa

En el supuesto de que se haya producido acusación contra alguna persona, el Juzgado la citará para informarle de las penas que le piden, y una vez informada se pasarán los escritos de acusación al abogado defensor para que pueda presentar el escrito de defensa, que rebatirá lo manifestado por las acusaciones y solicitará la libre absolución del acusado.

La preparación del Juicio

El Juzgado que ha realizado la investigación, tras recibir los escritos de acusación y defensa, trasladará todo el expediente al Juzgado o Tribunal que se encargará del juicio, para que fije el día y la hora de la celebración del juicio, y disponga lo necesario para poder practicar las pruebas fijadas para dicho juicio.